El culto a lo feo es como el porno amateur

El culto a lo feo es como el porno amateur, es recuperar nuestros cuerpos llenos de barices, cubiertos de pelo, son las marcas de nuestras costillas sin abdominales que las disimulen, son tampones de patata y líneas que caen.
El porno amateur es la pata rasgada de un collage que se estropeó en el último momento, son las advertencias de un windows que falla a cada instante, es el dibujo torpe en el que el contenido sale de la línea como un cuerpo yuxtapuesto en una modelo de la última Vogue. 08022014Imanol
Hablo de porno amateur para no llamarle lo feo, pero el problema de la ficción del sexo para el voayeur se queda demasiado ajeno.
Llamamos feo en vez de cotidiano u ordinario, llamamos feo fingiendo que lo real es un anuncio de Lacoste, con su respectivo niño negro con polo amarillo, llamamos feo a la vida para pensar en que bella es la ficción, borrando las líneas de los antónimos para quedarnos con la vida real y bella, olvidando que somos lo feo y lo abyecto, y ahí fuera lo bello muere por falta de oxígeno del mundo bit que creamos.
Hablamos de lo feo, ¡mentira!, no hablamos de lo feo, pero nos fascina como las fotos de Diane Arbus, de Witkin o Nebreda, como los dibujos del wordpad y las interfícies de los programas de edición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s