Escribo susurros en mayúscula

"Pese a poder parecer que abandono mis letras lo que hago es no escribir posts, que nunca será lo mismo y por ello retomo un comentario de texto para hiostoria del diseño"

Escribo una discusión entre marido y mujer, la voz del varón es Constantino Romero como si interpretase a Mufasa y la de la hembra es la versión española de Scarlet Johanson. Él le dice – Gracias por traerme la cena-, a lo que ella responde – ¿quieres ir al cine esta tarde?-.
La estructura mental se nos quiebra, creamos una escena como la Sagrada Familia, imperiosa en nuestra mente, llena de mentiras con las que creamos un todo inexistente para darle un sentido, avanzaba que estaban discutiendo, le daba un color de voz determinado apoyado por el ideario colectivo que guardamos dentro de nuestra sociedad, pero lejos de ello tenía esa intención. ¿Qué hemos formado en nuestra mente? ¿Qué recreación o creación ha aparecido? Susurro, o soy una víctima de la violencia doméstica cuando hablo en una gráfica en minúsculas y con la fuente a 6. ¿Grito o promociono una oferta cuando hago lo contrario? soy mujer u hombre? feliz o triste? irónico o cínico?…es imposible tratar de medir el aire en quilos de papel, crías de ornitorrincos en pulgadas.
Damos connotaciones individuales ante cualquier texto, interpretamos la modulación, las palabras a nuestro favor, cuando tenemos un interlocutor delante. Como no vamos a inventar tono, timbre, cinismo o alegría cuando leemos un texto. ¿Cómo podemos osar decir que no pierde dinamismo un texto al ser escrito?
El ser humano nació subjetivo y seguirá andando, haciendo historia sin perder esa calidad o cualidad, o ninguna de las dos, y como tal inventará el significado del otro interlocutor, dará connotación a las frases ajenas e incluso a sus propias palabras si volviera a escucharlas, por su cultura, por su argot, por la necesidad que tenga en ese determinado momento, por lo que espere del otro. Que pasa si estandarizamos bueno, si precisamos su valor, si en esta construcción totalmente arbitraria ni sabemos definir el valor de novia, de pareja, de mucho o demasiado. Habiendo creado lenguajes dinámicos, que se modulan como la voz, en función a los parlantes, los cuáles intentan poder transmitir algo lo más certeramente posible, cogemos y lo decapitamos, le arrancamos la intención creada con las manos al hablar, el tono, la rapidez o lentitud, los cambios de ritmo y lo plasmamos por escrito. No frunciremos el ceño, ni guiñaremos un ojo, ni transmitiremos alegría al comunicarnos, ya que las palabras son carentes de sentido por si mismas, no son más que manchas en un papel y permanecerán escuetas de connotación, para que estudios a cerca del comportamiento humano les ofrezcan significados al ser interpretadas por individuos, cada vez más segmentados, cada vez más divididos en argots y estilos. Para ello nos basta impactar en nuestro target en nuestro nicho y allí permitirnos hablarles a jóvenes con el discurso de un adulto que cree entenderlos, así un andaluz hará una campaña en Catalunya, sin eñe, traducida por el becario, así el elitismo intelectual de teóricos que viven a 100metros del suelo se creerá capaz de entender lo que vive y como siente la gente de a pie, y crearemos campañas, llenas de palabras, cargadas como un arma, pero esta vez de frases, apuntando de igual modo al ventrículo izquierdo, y permanecer allí esperando la ocasión para activar el no sentido común e inducir a la compra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s