Mis hijos-artefacto

La ciencia ficción es el alimento a nuestras ansias de crear, de ser dioses en este mundo terrenal, proyectar desde nuestras computadoras nuevos barros para moldear Adanes, pero ya no Evas desde las costillas de Adán ya que programaremos el ADN para adaptar los cuerpos de mujeres para ser más útiles para…¿parir? tal vez sea la intención y cuando lleguemos a la etapa de adaptación a la sociedad la cambiemos de tal modo que será inútil ese hijo construido que más que un hijo será un artefacto productivo, y ya nunca seremos como perros, gatos y caballos cada uno con su raza, o mezcla de cuatro de ellas, ya no habrá variedad en ese futuro mundo de Grafeno y pantallas táctiles. Así los hombres sobrepasaremos este canon de músculo pectoral abandonando ligeramente las abdominales y dejando en el olvido las piernas, contraponiéndolo al uso lógico por nuestro hábito en este universo sueño de Góngora, aunque continuaremos viendo el fútbol (o balonpié) a ritmo de medianas mientras oímos a Bruce Springsteen o el Barrio, mientras ellas, nuestras mujeres, madres e hijas hacen punto, decoran y dibujan corazones entre las gotas de la lluvia mientras las átonas de Antony Hegarthy se cuelan en su sistema linfático erizándolas la piel. Así la creación abaratando costes homogeneizará como lo hace la estructura lo femenino y lo masculino, y nuestros artefactos a los que llamaremos hijos serán la prueba más patente de todo ello.

Así entreviendo ese futuro os cuelgo mi trabajo del grafeno para materiales:

El grafeno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s