Todas esas cosas que no son diseño

Introducción: El roce hace el cariño

Donde la sociología se roza con la semiótica y la arquitectura del lenguaje con el bipartidismo de tribus preisraelitas un hombre incesantemente friega dos piedras entre si para congelar el fuego, así su control atemporalizará el ciclo solar siendo amos del actual vocabulario. Desgraciadamente el aire aviva el fuego y una letanía como un sarpullido, expulsa de su sistema fónico el germen del actual lenguaje.

Se forman ciudades, se  llenan de ratas y corrupción, aparece el arte y los pesticidas caseros, la gente emigra y funda nuevos pueblos y un día olvidan de donde vinieron, reinventan dogmas, creencias y formas de comprenderse a si mismos y al entorno, mudan de piel, del color de la voz, continúan evolucionando sus fonemas, les acompañan grafías y  un día se declaran la guerra, se pelean por el agua, por el ganado, por imponer su dios, por un comercio ficticio y vuelven a hacer las paces, para así no volverse a pelear. Comercian la unión, pactan los salarios, administran las creencias y expelen un sistema jerárquico de poderes adquiridos estáticos y genéticos, inventan tecnologías y herramientas, frases hechas y cantos, pigmentos acrílicos y nuevas armas, desplazan a las minorías y luchan por territorios que no eran de nadie, o con los que aún no se habían peleado. Aparecen botánicos inspirados en Freud, marxistas que degustan platos de El Bulli y una oleada de contracultura que se arma para reclamar sus justicias a lo que centros de comunicación y stakeholders llaman terrorismo.

Se bautiza al vocablo como aquellos actos violentos, NO realizados por el gobiernos que generan temor en la población y hacen temblar a la “democracia”, la estabilidad pacífica en que se habían convertido los pueblos, organizaciones con un fin que a través de la violencia pretende alcanzar sus objetivos, generalmente bombas que muestran la asimetría y son la única vía para engrandecer los medios de los grupúsculos. Siempre asociados a la violencia pero de distinto carácter en el que los matices varían en función al medio, país o punto de vista del que se escriba.

Planteamiento: sin bandera por montera

En un recorrido asimétrico por el globo y el tiempo se buscan los elementos que aúnen a cualquiera de estos grupos, aunque la guillotina del censor mutila o malforma incorporando un nuevo miembro a su antojo, así el cíclope multiocular renace con cada nuevo grupo, pese a ello contamos con una serie de características que los pueden llegar a aunar, elementos que reforzarán su causa aquellos que los  animan serán los símbolos de trasfondo para su atuendo, sus banderas, sus logos muy vinculados a su religión o nación, motivo que está tras su causa la mayoría de las veces.

Vestuario

Miembros de Baader Meinhoff

Ulrike Meinhoff, miembro de Baader Meinhof

Ropa sij

Miembros de Al Qaeda

Shoko Asahara, fundador de Aum Shinrikyo

Miembros de Aum Shinrikyo

Miembros ETA

Hamás miembros

Miembros Hamás

Michael Bray, antiabortista (ataques a clínicas)

Paul HIll, asesino de doctor Britton

Antiabortista cristiano

Símbolos

Baader meinhof símbolo

Símbolo Sij

Símbolo de Al qaeda

Aum símbolo

ETA símbolo

Logo Hamás

Bandera de Hamás

Terra lliure bandera

Minorías dentro de un estado opresor sin presupuesto para contratar a un diseñador crean de una manera precaria de iconos para identificarse, siempre que su fin tenga esa necesidad, temas arraigados a la tradición de su motivo, ya sea histórica nacional o histórica religiosa, la justificación del acto violento proviene de una trayectoria que le da una justificación y una fuerza a cada movimiento, pese a no ser movimiento totalmente nacionales siempre partirán de allí para bien fijar su vestimenta y parte de la iconografía, ya que la religión estrechamente va cosida a la historia nacional y están divididos por territorios que dan forma a la ropa, a cada atuendo también en los grupos terroristas. Los medios de los que disponen ofrecen una mejor creación, y el movimiento paraguas en el que se engloban también dará mayor o menor fuerza a sus identificativos. Ejemplificándolo, ETA cuenta con el Anagrama de Félix Likiniano, y Al Qaeda cuenta con la imagen de la Shahada que ampara a cualquier yihadista.

Desgranando: semillas a parte

La historia se olvida de aquello que condenó con su lenguaje al creer haber ganado una guerra, en la que se encuentra la batalla de los medios, deja de lado causas que acusa de terrorismo al imponer la moral del consumo, sean los grupos justificables o no, olvida a chechenos como a exmilitares americanos que asesinaron en Vietnam, pero no les da nunca una medalla, los alimenta con sus técnicas de odio, les da migas de pan para que crezcan pero al ser adultos lanza gallos desde paracaídas para que engullan el alimento ya caduco, aunque el fermento ha crecido y el moho transgénico no gusta a nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s