Tengo gases para regalar

Con el recurso tiempo pisando los talones desaparecen las señales en la carrera de los trabajos semanales, finalmente la búsqueda inconclusa de la competencia de LEGO impide hallar un cartel que contraponer a la maravilla de sus anuncios así que al final salimos a la calle y nos refugiamos en las compañías que nos abrazan con su manto a base de desgarro del presupuesto: GasNatural y Unión Fenosa. No, no borbotea sangre al arrancar el pulmón de la unión del grupo que se formó en 2008, ya que las campañas pertenecen a dos años antes en el especial de EL PAIS por su 30 aniversario.

Hoy son Gas Natural Fenosa.

Gas Natural con su inventado acento de mariposa de fuego, aquel frágil insecto se vuelve cálido y acoge, permite “vivir mejor” como propone su eslógan de la época y muestra, como no, el hogar. La casa representada por una niña, con la connotación de la familia, del cuidado por lo que más queremos, nuestros pequeños, a la vez éstos, o ésta, protege a los suyos, los resguarda del frío gracias a la calefacción que ha instalado Gas Natural y dispone en fila, bajo el radiador (representación de la empresa), a toda la hilera de muñecas. Muñecas de todos las edades, de todas las razas o etnias, símil para hablar de cualquier tipo de persona, familia o entornos al cual la empresa llega, hogares sin importancia de sus orígenes pero preocupados en gastar dinero en cuidar a los suyos. Vinculando esto al texto “Llevamos el calor a millones de casas y así llega a miles de personas que también lo necesitan” vemos su preocupación por el hecho de su alma y no tanto que su público sea de cualquier raza, de cualquier naturaleza, estrato, sino que tras la empresa el proyecto social recoge la idea de que cualquiera tiene derecho a una vida “digna” y aumentar su calidad de vida, la de aquellos que están en peores condiciones, es papel del grupo de gas, un juego que trasladan al consumidor implicando su compra con la ética, así se asocia el hecho de pagar por la comodidad y creer que están ayudando también a otros, tan naturales que cuentan con la baza del lenguaje en la mano en la que imprimen la palabra calor “estamos consiguiendo que nuestro calor llegue muy lejos”, a nivel de empresa ya que disponen de red para cualquier usuario y como entes caritativos en el que su aura-solidaria es su calor expansivo que llega más allá.  Vivimos mejor con gas natural porque además de beneficiarnos nosotros se benefician los demás hecho trasladado a un nivel cromático en que los colores pastel son el escenario, la habitación de cualquiera, que parece infinita por sus diagonales que empiezan pero no acaban, una proyección hacia el futuro, habitáculo no ostentoso pero en que los muñecos, por tanto, todo el mundo+proyecto solidario aparece en color, y por supuesto como elemento de mayor dimensión, más allá del proyecto y la ayuda, la representación del cliente, el que paga, mostrando lo más querido: a su hija, la solución a su necesidad por resguardarse ya no del frío sino de generar bienestar. Una pequeña demasiado abrigada, tal vez asociado a un consumo responsable, ya que podría estar en camiseta de manga corta o con algo más fresco pero con la calefacción más alta, aunque el tiro va hacia crear la sensación de calidez que no a un recurso de conciencia, hacia un correcto consumo. Una pieza que parece escueta pero que muestra a la empresa, al cliente y sus preocupaciones y a su obra social, con un texto bastante breve en la parte derecha, que nos guía hacía la izquierda a través de los elementos de la fotografía.

Unión Fenosa con su sol mordido en escala de gris es perseguido por su logo más cercano a una holding que a ofrecer calor, será por la luz que también proporciona, esa “pequeña ayuda para un mundo mejor” será porque pretenden ser el sol, cosa que dudo, al mostrar una pastilla blanca que es más de 3/4 de página en la que un texto dice “la energía más limpia es la que no se consume y la que menos cuesta” así incitando e incidiendo en el ahorro, no en el confort como su compañero de Gas natural. No utilizando el verde como componente eco sino su azul corporativo, eliminando cualquier imagen que genera la sensación de mayor presupuesto, aunque se permiten en ese casi cuarto superior un cielo claro con un par de nubes, el cielo limpio, no contaminado, una imagen que no permanece en la memoria en el intento por asociarlo al ¿ahorro?

Predominan los azules creando su imagen de marca (con un mejor o peor acierto), tal vez por el ciclo marketiniano en el que se encuentran no es útil hablar de su alma sin primero pasar por quienes son ellos y su público, aunque intentan hablar de lo ECO a la vez que muestran a su público preocupados por los gastos, a clientes ahorrativos que tienen parte de los recursos que ellos ofrecen en otra compañía. Un reflejo gráfico semiaustero del ahorro y de la imagen de marca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s