Seguramente el becario lo haría mejor

Hijos del gen google y la falta de atención provocada por la enseñanza power point y el uso intermitente de internet nos volvemos en la generación click, por poner un nombre más a los centenares de clasificaciones que surgen en cada artículo sociológico. Siendo un buen ejemplo de mi generación en cuanto tengo una meta divago en este hiperlink maldito, dando bandadas de blogs a portales, de metabuscadores a redes sociales enredándome con el hilo de Ariadna y acabando viendo vídeos de APM como fin. Así que aspiro y empiezo de nuevo habiendo malgastado o sencillamente gastado una hora y media de esta cuenta atrás que acota mis horas de sueño mientras trabajo y estudio completando el horario algebraico en que la nocturnidad y el madrugar se vuelven rutina.

Decido, que nunca es fácil, no por ser libra con descendiente escorpio, ni por ser un catalán de ascendencia abulense, probablemente por ser un hiperactivo lector desordenado que no halla la puerta que abrió hace media semana, finalmente dosis de youtube limitan mi siguiente producto, un ejercicio de proyectos de comparación entre los spots de dos marcas que sean competencia, para ello los Seguros me guiarán, ya que Claire ha muerto al nacer mi hijo: su intro.

Centrado en la campaña de 2009 dejamos de lado La llamada del ahorro de Génesis, en la que un simba con más pinchos se involucra en unos jingles que intentan sacar una sonrisa en la sobriedad del escenario, entonces surge por un lado las juventudes sin gaviota de Direct Seguros y se tiñe por otro de rojo sin ser comunista con Linea Directa.

Estos rojos con el eslógan de Linea Directa por que hay mil porqués tiñen todo el escenario de notoriedad al desplazar lo real por la representación austera de los símbolos del espacio y colorearlo de carmín, una carretera, la puerta de una discoteca, la montaña… que no llega a ser ni de cartón piedra, una realidad que se entiende reducida, como su seguro, en la que unos personajes pretendiendo ser cómicos, utilizando el absurdo que hasta hoy exprimen quedándose con la cáscara en el vértice del electrodoméstico, pero en 2009 no del todo masticado por ellos, nos acompañan, hombres y mujeres de a pie, señores pesados que conviven con amas de casa horteras, motoristas melenudos, amigos marginados que no ligan, ejemplos que se extrapolan al mundo real, sin ficciones, pretendiendo ser una verdad objetiva que vende el seguro: un buen precio, el ahorro. La creación de los personajes más allá de representar a su target lo define como presunto accidentado, no el buen e idílico conductor, sino ese real accidentado al que le puede pasar de todo en la carretera y para ello necesita un seguro, para que le solucione el auto estropeado, una moto que nadie le quiere asegurar, un accidente. El ridículo que recoge situaciones cómicas pero habituales.

Con la gaviota encerrada en casa Direct Seguros ilumina la pantalla y los colores, ofrece una carretera real en la que un coche circula lentamente, un buen conductor circula en su hábitat bucólico: el vecindario de casas unifamiliares con hijos rubios y coches potentes, con camisa y chaleco, ropa cuidada en los que con una sonrisa pasan cada momento, por un lado lleva la mujer el niño al colegio, o la familia feliz va a pasar un día al campo en armonía. El día perfecto une a la familia en su quehacer, niños que aprenden de los padres a ser buenos conductores y a ahorrar, son clones que repiten una canción tradicional e imitan sus gestos, futuras juventudes ejemplo para la sociedad y que también adquirirán el servicio del seguro de los buenos conductores (“si no llevas torta con direct” que adquiere la connotación de sanos y abstemios), hecho remarcado por la conducción hiperlenta. Una felicidad perfecta que se ancla en los parámetros arcaicos del patriarcado con ciertas libertades a la mujer, así de ella también es el coche (el auto también de mamá) y conducirá, siempre que él no esté, así ella se dedicará a los niños, hará sus labores y llevará al niño al cole o a la guardería, el hombre como responsable del nucleo familiar, la tradición en imágenes y recursos. Se ofrecen la filosofía del ahorro y de la inteligencia como dice el jingle en referencia a la elección de su seguro “cambia no seas memo”. Personajes que conducen hacia delante, ven el progreso en ellos y su estilo de vida, un referente algo limitado muy lumínico.

Spot_seguros_comparados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s