Descorchando lágrimas

Enciendo el televisor cuando hace tiempo que con la intención de desinformarme vivo ajeno a los desfalcos de la casa real, del final apocalíptico del mundo con sus tifones y sus temperaturas más altas de la historia,

enciendo el televisor, aparece Hilario Pino ondeando un tupé, asombroso rey de Twitter de hace una semana, mientras mis lágrimas suicidas se avecinan al exterior al sentirme un extra real en el mundo de V de Vendeta, cuando Inglaterra es Corea del Norte, cuando las máscaras del movimiento Anonymous me parecían recurrentes todo se desvanece, no hay  superheroes, no hay heroinas, tampoco una dosis de crack que me transporte a uno de los mundos paralelos de Fringe, los escenarios de cartón piedra son las calles de Pyongyang y los delirios de grandeza que azotan la avenida Mansu llevan el nombre de comunismo. Kim Jong-il ha muerto, y su cuerpo inerte no es un recuerdo vago del totalitarismo, de una dictadura, su cuerpo inerte es la viva angustia de llorar a la desgracia, la obligada condena de vivir libre para decidir lamentar su muerte que no es más que un escalón en la descendencia real, un paso más en esta herencia de sangre roja, rojo comunismo de la monarquía de su dictadura Kim Jongista. Mientras los hermanos Wachowski no pueden dar un giro de guión y el pueblo ensalza su grito de dolor ante el féretro de aquel que los condenará incluso muerto a un campo de trabajo si no le lloran. Desgraciadamente la película extensa la deshilo yo en el sofá, con el agua rebosando en el vértice del lacrimal, con extractos nuevos que llegan a mi retina, el proactivo nuevo gobierno de Siria limpia sus calles, mientras algunos hospitales de España permiten aunar mierda y pacientes, empresas sin pagos y un recién gobierno que con su buena dicción afirma “un gobierno puede lo que puede, pero no puede con todo” y así vivimos con medias frases que enquistan el miedo entre los huesos y alimentan con cada factura, con cada dosis de telediario, cada día que no trabajo, cada supresión de sueldo, cada guerra justificada, pero el telenoticias continúa con unos hombres que en mitad del desierto se disponen a hacer un boquete a un oleoducto y sustraer unos tres camiones cisterna, y …

…que pasa si tengo miedo si quien me tiene que proteger son alacranes disfrazados de humanos, algo a lo que comúnmente llamamos democracia.

 

Vago proactivamente por supuesto, con tipos de interés si hace falta y otra gente más aburrida, vago en ese camino cerebral de conexiones en red con la información y no quiero caer en la típica argumentación que los medios nos manipulan, con la premisa de buscar el diseño del terrorismo me pierdo en la construcción del lenguaje, donde edificación es una palabra clave que define quienes son muertos y quienes víctimas, que causa es justificada y cual no, porque un estado y no una nación pueden ser o no terrorismo. El estado no es terrorista porque hay otra palabra para definir sus técnicas, me pregunto porqué cuando el término de estado es algo temporal, una circunstancia que puede cambiar como un cubito puede llegar a ser una nube por sublimación, porque la infravaloración de una nación porque no llamamos a ETA militares u otro nombre que seamos capaces de inventar, ahora poco importa si es que no se vuelven a activar, mas si el contenido es lo relevante porque impera la forma, porque los terroristas son los irlandeses, los chechenos y palestinos y no Kim Jong-il y su corea comunista que no se puede ver en google maps. En que momento terrorismo indicó el concepto que tenemos hoy de él, porque el terror, que es un miedo intenso, asociado a una doctrina, a una escuela o movimiento puede suceder en multitud de aspectos en la vida, porque la campaña de la DGT no es terrorismo, o la publicidad, o ampliamente los medios. Donde está el diseño del terrorismo sino es por el significado externo, mediático, que se le da a un monstruo para permitir que otro monstruo, aún peor, puede existir tras el nombre de democracia, de Holding Company, de mercado financiero y lo peor de Estado del bienestar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s