Esperanzas

La esperanza del condenado a muerte es una luz intermitente llena de desespero y fuerza que se tambalea dentro de un muro de hormigón, paredes oscuras por las sombras que habitan en ellas. Sombras que luchan contra ventanas, claros en el azabache, puertas, salidas que avanzan  un fin en la mente perturbada por morir, por lo que uno cree. Ventanas que aúllan y gritan sustentadas por bisagras que permiten vivir y alimentar el gozo del exterior.

Bisagras, metal que une dos mundos, paso a la imaginación, trono de la agonía, madres olvidadas que gestan ventanas, muros móviles, caminos y cárcel, existentes e inalcanzables.

Bisagras oxidadas, mal autarquía obsoleta cubierta de polvo y serrín, pilares que resisten al tiempo hasta que al fin la gravedad y los años vencen la partida.

Bisagras, alas de aves, cartílagos de mariposas, halcones y jilgueros que cantan y prenden el vuelo hacia la libertad.

Bisagras inánimadas móviles, guardianes de lo privado y lo públio, la nada y el todo.

Bisagras, el umbral de la diferencia entre libre y preso, la esperanza…

…la esperanza de un hombre…

…la esperanza del último hombre…

…la esperanza del último hombre condenado a muerte.

Referencia/reapropiación:

Miró

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s