PLAY/PAUSE

El sabor como el saber tienen el problema de las metas, cuando ya huele a victoria dejan de desprenden ese olor que te hace hipersalibar, giras 30º y vuelves a olfatear, a lamer o notar en el tacto otra materia que te despierte la curiosidad. Heroes sabe a cocido, el que te preparan dos veces al mes, el cual tras estar largas estancias fuera de casas idealizas y ansias, pero al volver convierte ese día en atmósfera de anuncio navideño, sin embargo a los tres spots ya el caldo se evapora con el gusto y el tacto, y un buen Avecrem no es lo mismo, pero es igual.

Pese a ello oler siempre huele, huele el silencio y las notas de un piano desconchado, así que con Villanos y Justicieros recuperamos proyectos. La intro inspeccionada una y otra vez, de igual modo sus tocayas de cadenas que se roban audiencia en el zapping, llegan a la segunda parte del proceso: la elaboración. Parezco pez, con algo más de memoria, sin arrecifes de coral, pero entre mares de dudas cada vez que retomo el tema. Entre el storyboard final y el proceso previo escasea el pilar que me descontrola el tiempo siendo papel mojado en una hoja de word: que quiero decir, de qué quiero hablar. Al parecer era sencillo, héroes, gente con poderes, pero, aquí aparece una repetición, si el propio título se llama Heroes, y yo voy a explicar que esta serie va de personajes con superpoderes soy un cubo de obviedad. Mas en un primer momento lo vi necesario, me justifiqué en la reiteración que encontramos en la saga Stargate, aquel fan de estas series ya conoce el extraño portal y no es necesario explicar que es, por lo que repetir a los héroes era totalmente razonable. Aunque pensé, ante el propio hecho de renombrarlo en imágenes no es más que ser fiel al tema, explicarlo, es decir, mi vecina del quinto siempre se llamó en mi casa la abuela joven, a un primer vistazo suena extraño la contradicción, la paradoja, este hecho no cambiará el rumbo de Venus, ni la carrera política de Rajoy, sin embargo no tuvo nombre, todos sus familiares eran una prolongación de esta señora, que pese a ser abuela, realmente joven tampoco era, la palabra se volvió en su nombre con la consecuencia que su significado era una mera circunstancia, sí propició su nombre, pero una vez bautizada ya dejó de significar. En términos audiovisuales Médico de familia es cierto que es su profesión, que tiene su pura definición, pero va más allá, habla de una serie, de un hacer, de igual modo que Farmacia de guardia, que Heroes. Decimos Heroes y escupimos la palabra de una forma fugaz, para definir un marco, un espacio, un universo, así que pese a la obviedad ser explícito en la imagen nos será un requisito para desarrollar nuestro opening. Solucionada esta disputa interna, el mundo seguía girando y yo estancado en el punto intermedio, hablar de gente con habilidades.

Rectificar es de sabio, o eso dicen, pero hacerlo tras criticar y no saber ofrecer una solución mejor es un poco ruin, así que a buscar salidas por mar, tierra o aire, como buen licenciado español y catalán. Retomo las imágenes de anteriores series que soy incapaz de hacer un símil con el concepto a desarrollar, consecuencias del poder, elementos, símbolos… ya que hay premisas que debo de cumplir: no han de salir los personajes, mejor que no aparezcan personas, si es imposible que no sea vea la cara, si pienso en símbolos no mezclarse con imágenes “reales” y continúo sin coral en una pecera de 10×10. ¿superheroes? a busar soluciones en Parkman, en Elle Bishop, en Isaac y de ahí su poder, la consecuencia o la metáfora, el reloj que permanece mientras sus agujas se mueven, un mundo cambiando con elemento que siguen frescos, una sombra, un reflejo, minicadenas que se encienden, huellas en el suelo mientras un travelling indica el cielo… en paralelo o perpendicular busco en libros y esta podrida tela de araña para el significado del azar, de ese ser padre, de la ciencia y sigo dando bandadas con las escamas resecas del frío de este noviembre.

Respiro, juego a un adictivo, estúpido pero fascinante microjuego de facebook y retomo la idea personas que son humanos, normales, como cualquiera pero, aquí paramos hacemos un té o dos hielos con un whisky, con poderes. Representar al humano puede hacerse sin él, pienso en una estantería con matrioskas de la grande a la pequeña y una de ellas es substituida por otra cosa, luego un futbolín sin un jugador, haciendo lo lúdico quieto y tenso, uno de ellos no está y hay otro elemento, aquí se enciende la mecha y vienen a mi mente muñecas, una estantería con libros, una serie de casas y sin fin de inutilidad que no ayudan a que esto se direccione. Recojo las imágenes, el concepto y lo sigo con un traveling en un laboratorio o apuntes y libros de fórmulas, entra una luz por la ventana que llegado a un punto nos deslumbra y el sol deja la pantalla blanca, bien es posible la versión beta, en la que seguimos viendo embudos buchner y pipetas, traspasa la venta y una paloma alza el vuelo. El espíritu santo deja volar a la ciencia o yo borboteo de desvaríos, pero continúo con mi idea de entrada, le siguen imágenes en las que las consecuencias de los poderes explican al poder. Aquí ese electrodoméstico que se enciende, el agua se mueve, algo se sujeta aparentemente imposible, el tiempo agrieta al espacio excepto una foto y como guinda las huellas y la mirada el travelling hacia el cielo, un hijo de Nathan que no es Claire nos lleva hasta Diós o Alá.

Brahma se enfada porque a él no le nombro no importa que al ser supremo lo pinte de anciano, rayo de sol o mano entre las nubes, sino que debido a la facilidad de una habilidad u otra sobresalen en la intro unos personajes o no, y desvíamos la atención ya no hablamos de seres normales con poderes, esto será un don divino o alteración genética, evolución del mundo animal, sino hablamos de Nathan, de Tracy Strauss, de Nakamura, de nombres que decimos con imágenes, pero sin nombrarlos como de mi vecina del quinto pero sin llamarla como su madre la bautizó.

Atormento a mi temple ahondando en cómo, en direcciones de señales de tráfico transparentes, retomo y tomo, el humano es su cuerpo, o no, pero a modo de metonimia puede serlo y entonces aparece, un humano dando la sensación de estar tumbado, como si lo analizasen, aunque realmente se ve sólo su pie. Un travelling sube entrecortado y a trompicones por el recorrido del cuerpo y a medida que avanza el cuerpo se convierte en músculo, con sus fibras, cartílagos, pormenorizando cada vez más interno al ser, continúa el travelling y ya se aprecia el tejido muscular, las células y el ADN. El ADN se ofrece como  doble hebra y se observan su cadena como se cruza hasta el punto en que se separan y ahí un nuevo enlace a modo de rayo (don divino, o agente externo) aparece y se mezcla con una de las bandas, allí aparece el símbolo de la hélice confundiéndose, y un HEROES en la pantalla indica el fin, o el inicio del episodio. Hablamos de humanos, analizados, detallados, en el que la ciencia ya es la que escruta con el sencillo ejemplo de mostrar la molécula de ADN, el tejido muscular, sin embargo no explica si la nueva cadena la pone un ser divino, un humano cabrón, un científico ético o surge como error evolutivo, pero si dice que es diferente, a partir de ahora HEROES.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s