Ocre y malva

Dedos sucios de alquitrán, polvo de ciudad, manos agrietadas al desafiar al viento y la lluvia para no retar al rugido del estómago, rudo e incomprensible el hecho a mano, carbón: sangre y barro de la tierra, árboles desgarrados para dejar moléculas de oxígeno viudas, hollín y pueblos en días de lluvias reteniendo el calor en las faldas de una lumbre, el tacto incierto de la realidad, palpar y notar el frío y el cristal, el aullido del fuego mientras se extingue para hablar del cielo.

Miradas estrávicas, reflejos transparentes de la hiel y el cáncer, melodías asonantes que acompasan relámpagos mientras los ríos alimentan tierras áridas hacia el oeste, sueños de cantos de cisnes, el segundo plato de la cena de los viernes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s