Abriendo títulos

Abramos el telón, se desvanece el terciopelo rojo y un fundido a negro le precede, ahora tan solo queda esperar. Suena la voz de Gary Jules y la luz tiñe de color una pantalla, rojos, verdes y azules construyen una paleta para evadirte del mundo y atraerte en cada nota un poco más hacia la historia, sin rebelar, sin repetir, dedos que suben por la espalda o la entrepierna, preámbulo de lo que vendrá a continuación, una ensoñación breve que ansiarás ver semana tras semana.

Opening, entrada, cabecera, títulos o mil nombres que queramos traducir o inventar para definir esos primeros segundos de un proyecto audiovisual, pero en realidad qué pretende, qué esconden las cabeceras, por qué no nos dejamos de preliminares y vamos directos al contenido, deberemos de dejar lubricar al cerebro y así fluya el sistema límbico, despertando la curiosidad y equilibrando al hipotálamo.

Tocan trompetas y resuenan tambores, saludemos a los bienvenidos, “entrad en nuestros hogares, aposentaos en el salón” unidireccionalmente se presenta este elenco del estrellato hollywoodiano haciendo honor a su gloria estelar y brillante, “bienvenidos, pasad, pasad”, uno a uno saludan y se sientan, mientras los aúna una historia que se esconde tras sus rostros o sus nombres.  ¿Un actorcentrismo necesario? cualquiera como receptor seguiría igualmente el guión sin conocer la persona que se oculta tras Carrie Bradshaw o Kirk, un nombre que aumenta su corporatividad como actor en el mundo rosa o la prensa amarilla, con lo que reinterpreto y desvarío: ¿un vínculo de la ficción al mundo real?, para dividir algo que precisamente un buen creador no quisiera, antisueño de buen fan. Con lo cual un vínculo de la ficción al mundo real se torna un concepto incoherente, asi que obviémoslo. Entonces, ¿personaje o actor? tal vez, y sólo tal vez, necesite coger el hilo de Penélope para no perderme por los mares jónicos, y andar en destellos de imagen a las referencias exclusivamente físicas de los protagonistas de la historia para no perderme en el posterior discurso, sin embargo el tal vez me huele a recurso nihilista si no engloba un porcentaje de trama, una sutil incorporación del tema. Entonces un recurso, el opening, como la trama, la metáfora, los efectos 3D se ofrece para ser explotado a las anchas de un director, guionista y equipo, para ser el intermediario entre el aullido del spot o la serie que le precede y nuestra producción, pero desaprovechamos para usarlo como comodín insípido al hablar de quién sin qué, o de un qué cogido por hilos. ¿Deberá entonces hablar de qué? Un componente aprovechable para hablar del tema, la trama, la historia, unos segundos o incluso minutos para sugerir y no explicar, ya que el propio discurso narrativo de la historia explicará el porqué, cuando, dónde, un reiterativo elemento no ha de ocupar el espacio que se debe de ofrecer en el cuerpo, sino un acercamiento leve, sutil, que nos cuente, pero que no explique con las puertas abiertas.

Desgranado el propio fruto deducimos que debe de haber y que no es necesario, la intro es un componente aprovechable de una ficción serial, no debería de usarse al libre albedrío y colocar elementos que podríamos realizar de otra manera y no sabemos donde o como introducirlos como son: resúmenes, físico del personaje, escenas de la historia, titulares explicativos o voz en off. Es cierto que los créditos bien pueden ir al final, pero anclados en el audiovisual de títulos al principio y al final, de igual modo que al introdución-nudo-desenlace costumbre de narración anti-Harmony Korine o Gus Van Sant, no vayamos a cambiar ahora eso y que sea así. Ahora bien como elemento introductorio e intermediario entre la nada y la acción, lo que sí debe, con mayúsculas y traje de faralaes, es introducir, redundancia la cubo, lo que vendrá a continuación.

Tras el deber de sugerir el qué, ¿porqué unos son mejores y otros son peores? sencillo y simple: por la estética, la poesía visual, por no contar mucho pero embaucar lo suficiente, hablar con imágenes y explotar el recurso sin necesidad de usar las palabras ni imágenes de la propia serie.

Un elemento que no potenciará a la serie si el contenido no es bueno, pero que ayudará con creces cuando con gusto y gracia se haga.

Analicemos ejemplos:

Stargate: breve y precisa, una mancha que representa el universo desconocido. Dará pie a todo tipo de seres, a criaturas y formas de vida, al humano subyugado por extraterrestres, a la convivencia pacífica de ambos, un misterio con criaturas no humanas. Breve pero conciso. Si lo comparamos con Star Trek Enterprise vemos que este último juega con el espacio y la tierra pero no acaba de ser tan misterioso y la imagen no es brillante.

The 4400: el mundo es deshabitado de repente sin treguas, cotidianidad sin vida, la sustracción de la especie en un chasquido. Una bella descripción mientras el mundo envejece y se consume, de repente una parte de esa humanidad aparece. Versos con bodegones.

The Lost room: en lo árido del desierto surge el misterio que une azar o juego, el tiempo y la violencia asociada al recuerdo, al vínculo que llegado su momento descubrirás a través y gracias a Peter Krause.

Journeyman: el poder o la maldición de ir atrás en el tiempo, un personaje que se verá influenciado por la variable tiempo. Sin más cotas deja espacio para lo que venga.

Day Break: si seleccionamos exclusivamente el principio, el título que a modo de cartel de aeropuerto se mueve refleja un no control del tiempo que se mueve ajeno al humano. Si cogemos la intro entera observamos un ejemplo típico reiterativo de lo que veremos después.

Fringe: moléculas desconocidas que forman lo humano o humanoide, el misterio sencillo.

John Doe: tal vez porque no me acaba de entusiasmar el actor no lo encasillaría en un buen título, aunque tenga el cuidado de los detalles y ofrece ese camino poético hacia el ser que aparece de no se sabe bien dónde y tiene el poder de recordar o almacenar mucha información.

Todas estas apreciaciones de vídeos escogidos entre el grupo formado en el antiguo post nos llevan a un mundo que no se nos acaba de descifrar y en ello reside la belleza de su poesía, limpios, exclusivos para su fin, visuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s