Alienación estructural

INCISO: No pretendía escribir tanto, sencillamente lo iba a usar para Proyectos, pero entre la motivación que ejerce como fuerza acelerada y que para Estructura debía escribir en inglés y en el seno familiar bastante tenemos con ser bilingües, decidí hacer primero la versión castellana, para luego hacerme un esquema más breve y peor desarrollado, así que aquí va my spanish version.
Vivimos en una era postminimalista que acrecentada por la crisis patenta el ahorro en material humano, en piezas, en los metros de espacio, en milímetros cúbicos de superficie y hasta en el aire, ahora cualquier excusa es buena para extraer un objeto dejando lo kitsch reducido al sueño. Hace ya tiempo extrajimos una aceituna para ahorrar a una aerolínea miles de millones,  mas en la actualidad limamos las esquinas y hacemos bordes redondeados, con la excusa de lo ecológico creamos domos geodésicos para ahorrarnos un pilar, buscamos el espacio vacío y en él, más tarde, la biodiversidad de la variación de un mismo objeto, estructuras plásticas o de madera repetidas en serie, cajones y estanterías que son el mismo objetos, el vientre de Ikea convertido en salón, dormitorio o cocina. Ya no nos quedará París, cuando en 1885 la mentira de la evolución del objeto servía como excusa para mostrar muebles, máquinas y utensilios estrafalarios, manuales quizás, pero no repeticiones estrictas, para convertirse en un referente que poco a poco con la excusa de trasfondo del menos es más acabará por desaparecer el yo comprador como individuo.

Apilamos cajas, cajas con zapatos, hilos, cómics de Wolverine, cassettes de nuestra infancia que se intercalan con cargadores inútiles del presente, para lo que tenemos dos dispositivos repletos, y todas ellas encajan entre si, sirviendo de armario-cajonera-estantería. Idénticas réplicas con las que cambiamos lo rústico por lo práctico en una violación hacia la originalidad y lo personal, desgarramos el himen de lo nuestro para convertirnos en ese yo substituible por cualquier otro, gracias a lo cual abaratamos costes de producción, así generamos estructuras contenedoras en lo doméstico como bien puede ser las rejas textiles de Ikea para colocar los calcetines o los contenedores marítimos para transportar pescado congelado desde Escandinavia. Equiparamos el sector secundario, herramienta del propio engranaje del mercado con nuestra rutina, con la substitución de un armario, para así disponer de la variedad de disposición de cajas de plástico idénticas en las que cambia la tapa, de muebles clones, unos armario otro despensa. En la búsqueda hacia el ahorro de espacio y la variabilidad creamos repeticiones que alteran nuestra percepción si las disponemos en filas de tres o de seis, si elegimos el mueble de dos metros o de metro treinta, así Ikea prolifera enprozaicándonos con su variabilidad de producto, con su serie basada en 7 módulos homogeneizando lo privado a un nivel global.

Qué sucede cuando el producto olvida su propio ser, su forma, para ser objeto de una megaestructura común a los de su especie, como las tazas de un bar, para atender a la cuestión de apilarse a si mismas, qué sucede cuando el ahorro de espacio nos hace habitar en espacios más pequeños en los que corre el mismo aire, que sucede cuando los productos se convierten en estructuras para sostenerse a si mismo o para rentabilizar los costes de una empresa, qué sucede cuando pisamos la creatividad y no pedimos perdón. Sin embargo latente está la línea que delimita el espacio de un bar, la productividad de los viajes de transatlánticos con la intimidad de nuestra habitación. En la intermitencia del hilo semitransparente donde estoy yo, y donde estás tú, donde está la línea entre rentabilidad y diversidad en el diseño, es necesario que encajen los platos y tazas de un bar o se puede disponer de una estantería, sé hacer un armario, tengo el dinero para ello en vez de disponer de las mismas cajas de plástico que tienen mis vecinos, a modo de estantería, las empresas deben de rentabilizar como para hacer de su inmensa gama el cambio posicional y de color que engaña al ojo y se siente satisfecho, creativo y con carácter. Probablemente no se vuelva a los gremios ni a los váteres públicos, ni a hacer el pan en casa amasándolo lentamente y dejándolo reposar dos horas, pero tampoco se iba a sublevar Egipto ni Siria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s